Áreas

Terapias para Adultos

Nos encontramos en una época en la que vivimos en una carrera constante por llegar a todo. En muchas ocasiones, el estilo de vida que llevamos unido a factores sociales, laborales o ambientales, hacen que nos desbordemos y nos encontremos con la necesidad de pedir ayuda.

Puente1

Todas las personas, en algún momento de la vida, experimentamos etapas difíciles de superar. Muchas veces  no sabemos describir con exactitud qué nos está sucediendo, pero sentimos que algo no funciona. En otras ocasiones, sí somos conscientes de nuestras emociones y del origen del problema que desencadenó toda una serie de síntomas. Sin embargo, puede que no tengamos las suficientes herramientas como para gestionarlo.

Es por ello que en Oasis Psicología te enseñamos a gestionar el problema, adaptándonos a las necesidades de cada persona. Trabajamos desde una perspectiva integradora, lo que nos ayuda a tener una mejor visión del problema y atajarlo desde la raíz para lograr una estabilidad emocional.

Algunos de los problemas que nos encontramos son:

  • Traumas.
  • Duelos no resueltos.
  • Violencia de género.
  • Abusos.
  • Trastornos del estado de ánimo.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Trastornos de la conducta alimentaria.
  • Trastornos del control de los impulsos.

 

Terapias Infantil y Adolescente

Las etapas de la infancia y la adolescencia podemos considerarlas como las más importantes en la vida de una persona.

1

Las experiencias que vivimos durante estos años, marcarán en el futuro nuestra forma de ver el mundo y de enfrentarnos a él.

Por otro lado, creemos que la colaboración y participación activa de los padres en el proceso terapéutico es crucial para sus hijos. Entendemos que los padres también pueden sentirse confusos y desconcertados respecto a la crianza de los hijos. Para ello, trabajamos el manejo emocional, tanto de los niños como de los padres (o tutores), creencias, mandatos familiares y mitos.

Algunos de los problemas más frecuentes que nos solemos encontrar en terapia son:

  • Disminución del rendimiento académico.1
  • Trauma.
  • Maltrato.
  • Abusos (psicológicos y/o sexuales).
  • Problemas en el control de los impulsos
  • Rabietas.
  • Problemas de conducta a raíz de la separación de los padres.
  • Duelos.
  • Adopciones.

 

Terapia Familiar

En ocasiones resulta necesario llevar a cabo una terapia familiar donde todo el sistema acuda a consulta y participe en la intervención.

Algunas veces, en la familia, acontecen noticias inesperadas que hacen entrar en conflicto al sistema familiar, alterando la vida de la misma.

Para ello, trabajamos desde una perspectiva sistémica, donde no hay un único paciente, sino que es la familia completa quien debe ser parte activa en el proceso terapéutico.

En consulta nos encontramos:

  • Familias que se ven desbordadas porque un miembro consume algún tipo de droga y no saben cómo ayudar.
  • Familias que adoptan y perciben que necesitan ayuda para poder adaptarse a su nueva vida.
  • Familias en las que, a un miembro, le han detectado una enfermedad grave.
  • Suicidio de algún familiar.
  • Llegada de un recién nacido a casa, que genera un cambio vital en la familia.
  • Experiencias traumáticas sufridas en conjunto o de alguno de los miembros, que genera un impacto en todo el sistema familiar.
  • Familias con adolescentes, que entran en conflicto constantemente y se ve amenazado todo el sistema.
3
“Veo a la comunicación como una enorme sombrilla que cubre y afecta todo lo que sucede entre los seres humanos”- Virginia Satir.

 

 

Terapia de Pareja

La pareja supone un pilar fundamental para la vida de una persona. Cuando nos encontramos con una crisis dentro de la relación, nos genera una sensación de malestar que acaba extrapolándose al resto de las áreas de nuestra vida.

2

Sabemos que las personas evolucionamos y, en ocasiones, los caminos que tomamos nos distancian de la persona que se encuentra a nuestro lado. En otra ocasiones, se produce una falta de comunicación, generando una lucha de poder. Sea el motivo que sea, a veces resulta necesario acudir a terapia y resolver los conflictos que, por nosotros mismos, no sabemos.

Algunas de las demandas que nos encontramos son:

  • Cómo decir a la pareja que te quieres separar.
  • Cómo comunicarle a los hijos la separación de los padres.
  • Falta de comunicación, lucha de poder, etc.
  • Celos.
  • Infidelidades.
  • Dependencia emocional.
  • Cómo ponerse de acuerdo respecto a la educación de los hijos.